La isóptera o más conocida como termita y hormiga blanca, es una de las plagas más problemáticas a las que se puede enfrentar un hogar. Su acción puede ser devastadora no solo en muebles y puertas sino que pueden destruir la estructura de una casa. Si encontramos indicios de que este insecto está atacando nuestro hogar es muy importante que tomemos medidas.

Las termitas pueden ser de dos maneras: la termita subterránea, viven en tierra húmeda por lo que no se ven a simple vista su principal ataque es a estructuras de madera. Se consideran las peores ya que cavan túneles en tierra húmeda causando daños a la madera de debajo de las casas. La termita de madera si es visible ya que las podemos encontrar en puertas y muebles y van dejando un rastro de serrín por donde pasan, además de pequeños agujeritos.

Si usted encuentra evidencias en su casa de que puede haber termitas siga los siguientes pasos recomendados:

  • Para saber bien donde se encuentran las termitas póngale una trampa de cartón mojado donde tenga evidencia de que se pueden encontrar. Como ellas se alimentan de celulosa pronto se dará cuenta si están o no.
  • Una vez detectadas las termitas es importante diferenciar a lo que están afectando ya que depende lo que sea se actuará de un modo u otro.
  • Si su madera afectada es un mueble que se pueda mover con facilidad usted tiene que sacarlo al sol unos tres o cuatro días. Las termitas viven en la oscuridad y mueren al contacto con el calor y la luz solar.
  • Si lo que está afectado es por ejemplo una puerta, puede usar nematodos, los nematodos son una plaga que puede comprar en una jardinería y su función es meterse dentro del cuerpo de la termita y destruirla.
  • Si usted no puede utilizar ninguno de los consejos anteriores tiene que recurrir a tratamientos profesionales como es el ácido bórico. Este compuesto desconecta el sistema nervioso de las termitas mientras las deshidrata. Vale con rociar las partes dañadas y dejar actuar.
  • En muchos casos, la mejor opción es llamar a profesionales de plagas para destruirlas ya que si no se cogen a tiempo pueden destruir más de lo que nos pensamos.