El árbol de cerezo pertenece a la familia de las rosáceas, como el almendro, el melocotonero, el ciruelo y el albaricoque. Este árbol  crece de forma espontánea en los bosques templados del centro y sur de Europa, del oeste de Asía y del norte de África. Además, encontramos el cerezo americano en los bosques de Estados Unidos y Canadá, este se diferencia del europeo en el color de su madera.

El cerezo no solo se planta por su madera sino que una de sus principales características es su fruto, la cereza es una de las frutas más comidas en Europa, además en Europa central se planta para hacer un licor llamado Kirsch que es cereza en alemán.  En Eurodoor tenemos un amplio catálogo de puertas de interior en madera de cerezo porque su calidad a hace unas puertas únicas y sus características, que las mostramos a continuación son inigualables.

  • Gran firmeza y elasticidad, lo que hace del cerezo una madera fácil de maquinar.
  • De fácil barnizado y secado, ello lleva a que sea muy utilizada por los carpinteros.
  • Madera elástica, de fácil clavado y encolado.
  • Buena resistencia a las plagas, en especial a los hongos.
  • De colores de pardo- dorado a rojo profundo, característica que hace de la madera de cerezo una de las más elegantes y cálidas del mercado.
  • De grano fino, fibra recta y mucho brillo, lo que proporciona un acabado perfecto.
  • Sencilla a más no poder, por su textura lisa y finas vetas lo que hace del cerezo una madera noble.
  • Ambiente natura, si lo utilizas en tu hogar sin tratar.
  • Diferentes usos: parquet, puertas de interior, ebanistería e instrumentos entre otros.